jueves, 11 de diciembre de 2014

Neuromarketing, nuestras decisiones tomadas de forma subconsciente.


El neuromarketing consiste en la aplicación de las técnicas de investigación de las neurociencias a la investigación de marketing tradicional. A través de técnicas de medición de  la actividad cerebral, las “respuestas” de los entrevistados a distintos estímulos son leídas directamente de su actividad cerebral.
 

Las neurociencias permiten, por este método, averiguar que niveles de atención está prestando los sujetos analizados a un anuncio segundo por segundo y plano por plano.

De este modo se pueden tomar decisiones como por ejemplo retirar un determinado plano del anuncio final o añadir una secuencia adicional. También pueden medirse otros muchos conceptos, como la activación del sujeto o su estado emocional cuando aparece el producto en pantalla.

El neuromarketing es capaz de obtener directamente respuestas neurofisiológicas de los entrevistados, sin que medie una verbalización o expresión escrita, por lo que se convierte en prácticamente la única metodología que puede obtener respuestas fiables.

Se estima que el 85% de nuestras decisiones las tomamos de manera subconscientes y que sólo un 15% son decisiones realmente conscientes. La mayoría de nuestras decisiones de compra están mediadas por estímulos subconscientes que ningún sujeto verbalizará en un estudio con técnicas convencionales.
 

El neuromarketing aún es una disciplina muy reciente. Por lo tanto, todavía hay varios retos a los que tendrá que enfrentarse con éxito si quiere prosperar como son a modo de ejemplo: el coste, tamaño de la muestra, mala imagen y consideraciones éticas y ausencia de estándares.

El neuromarketing se puede aplicar para distintos propósitos de investigación. Como por ejemplo, pretest saber si un anuncio gusta o no gusta, que anuncios pueden ser más “virales”, las asociaciones que puedan tener los clientes con una marca.

 








 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada