martes, 17 de marzo de 2015

Los Planes de Sucesión





Los planes de sucesión son la planificación y ejecución de una
continuidad ordenada de personas en los puestos críticos de una
organización. 

Eso supone conocer las capacidades y el potencial de las
personas que pueden ocupar en un futuro posiciones clave de gestión y
dirección. La sustitución de directivos y de otros puestos vitales para una
organización es fundamental en un entorno de creciente lucha por el
talento.

Una serie de factores socioculturales hacen que la disponibilidad de un
plan de sucesión sea más necesaria que nunca:

La jubilación de los baby-boomers supondrá una renovación
masiva de las plantillas.
 Los trabajadores más jóvenes no participan de la cultura de lealtad
a una sola organización toda la vida. Son más móviles y están
dispuestos a asumir responsabilidades, pero siempre valorando las
compensaciones.
La competición por el talento y la pericia técnica se ha globalizado.





No se tienen que confundir los planes de sucesión con los tradicionales
planes de desarrollo de carrera. Los planes de carrera suelen ser rígidos y
lineales, valoran sobre todo los años de permanencia y la formación
académica.

Los planes de sucesión son un proceso dinámico, basado en
un mapa de competencias y se centran en el potencial, asumiendo que
por su talento hay personas que pueden quemar etapas.

En un modelo óptimo, el plan de carrera estará integrado y alineado
con el plan de sucesión.




Las ventajas de disponer de un plan de sucesión son:

Garantizar la continuidad ordenada en las funciones críticas.
Transmitir un sentimiento de pertenencia.
Poner en valor el talento y su retención.
Obligar a definir un perfil de talento alineado con la estrategia.
 Facilitar una cultura de  transparencia y de comunicación de
habilidades.
Integrar diferentes herramientas de Recursos Humanos en un marco global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada