martes, 28 de julio de 2015

El conocimiento principal activo de la empresa

En un momento de incertidumbres, de inestabilidad económica, de desigualdad social y cultural como el que atravesamos, solo una primera evidencia resulta incontestable: la riqueza no reside ya en el capital físico sino en la imaginación y la creatividad humana, en suma, en el conocimiento, que está llamado a constituir el principal activo de las empresas y de las organizaciones.






El conocimiento es aquella información que aporta valor a  la organización que lo genera, lo emplea y  lo pone en juego en su operativa. La gestión del conocimiento implica convertir éste en beneficios, operando sobre el capital intelectual, permitiendo a las empresas y organizaciones generar ventajas competitivas sostenibles.

Componentes del Capital Intelectual





  • El Capital Humano: es el valor que los integrantes de la empresa generan en el desempeño de sus puestos y son capaces de trasmitir para que el resto de los colaboradores obtengan beneficios de los mismos. Suele materializarse en la capacidad de aprender de los colaboradores, en la puesta en práctica de sus destrezas y en la asunción de los valores individuales asegurando su alineamiento con los valores corporativos de la empresa.

  • El Capital Organizativo: es la capacidad que tiene una empresa para adaptarse al entorno en el que opera, su habilidad para adaptarse a las mutaciones, previéndolas y anticipándose a los cambios en el mismo momento que realmente le afectan. Este nivel se encuentra integrado por la cultura corporativa, las normas, los procesos, el organigrama y la articulación diaria de las operaciones.

  • El Capital Relacional: es el valor generado en el intercambio de información de una empresa con los diferentes agentes externos, principalmente con clientes y proveedores. En la relación con los clientes reside la clave de la diferenciación y la principal ventaja competitiva, el modo que presta sus servicios, el tratamiento de las reclamaciones, la creación de experiencias o la suscitación  de emociones.

  • El Capital Regenerativo: es la capacidad de una empresa para generar know how exportable a otras organizaciones y reinventarse constantemente. El conocimiento permite dinamizar la realidad de una empresa, y es susceptible de ser debidamente comercializado y amortizado. Se compone, entre otros, de patentes y marcas, y de todos los activos catalogables como propiedad intelectual. Sin innovación, sin regeneración no hay futuro.





La gestión del Capital Intelectual requiere trabajar en la optimización de los procesos de aprendizaje de la empresa en los diferentes ámbitos en que éstos tienen lugar, el aprendizaje corporativo constituye un proceso de desarrollo y aplicación del conocimiento existente para lograr un objetivo concreto, ello implica construir canales de distribución horizontal de la información que faciliten la difusión de los datos y su transformación en aprendizaje.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada